Deuda pública de República Dominicana está en umbral de riesgo

Image and video hosting by TinyPic
Franklin Vásquez, decano de Economía, y Rafael Espinal, coordinador de la Escuela de Economía de INTEC
Franklin Vásquez, decano de Economía, y Rafael Espinal, coordinador de la Escuela de Economía de INTEC

SANTO DOMINGO. La deuda pública del sector no financiero del gobierno se aproxima a su umbral de riesgo, advierte la Escuela de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), que señala que de alcanzar el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) impactaría en las fijaciones de las tasas de interés de los bonos soberanos que coloca el país en los mercados internacionales.

El informe “Intec: Análisis de la Economía Dominicana (IAED)” fue presentado por Rafael Espinal, coordinador de la carrera de Economía del INTEC, y Franklin Vásquez, decano del Área de Economía y Negocios, donde se explica que el año pasado la deuda pública se elevó cerca de los 2,500 millones de dólares, poco menos del 38% del PIB, en una tendencia a superar la barrera del 40% del PIB, considerada la línea de peligro de sostenibilidad por organismos internacionales y agencias de calificación de riesgo que evalúa periódicamente la economía dominicana.

Los economistas advierten, a través del comunicado, que la deuda del Banco Central, según ellos, diseñadas para tratar de contener de contener el derrame monetario subsanando cualquier aumento en la tasa de cambio a través de la colocación de títulos, ronda los RD$430 millones. Explican que esto significa una carga permanente y creciente con un altísimo costo operativo.

“Estos títulos constituyen una deuda financiera adicional a la deuda pública del gobierno, que eleva al 49% la relación deuda/PIB y crea un déficit cuasi fiscal que, a su vez, incrementa el déficit gubernamental por la carga que representa la ley de capitalización del Banco Central”, argumentan los docentes a través del documento.

Por su lado, Franklin Vásquez dijo que el departamento de economía de INTEC tiene la preocupación del tema de la pobreza, señalando que el crecimiento económico del país es una contradicción cuando se analizan los datos sobre la pobreza en la República Dominicana, agregando que aún no se ha logrado resolver el tema crecimiento-desigualdad.

El profesor Rafael Espinal señala que una preocupación seria es el monto de la deuda porque ya está llegando a umbrales donde los organismos internacionales entienden hay niveles de riesgo.

“El 23% de los ingresos del gobierno están ya destinados a pago de intereses de la deuda. Esto obviamente significará en el futuro la necesidad de transformaciones fiscales, que es uno de los aspectos que se plantean en el informe (pacto fiscal) que es un aspecto de la estrategia nacional de desarrollo y que está pendiente de realizarse”, expresó.

En el primer análisis coyuntural de la economía nacional, presentado en el auditorio Osvaldo García de la Concha de la academia, destacaron que para el año pasado la economía presentó un crecimiento real del PIB de un 6.6%, lo que coloca al país como uno de los de mejor desempeño económico de América Latina y de todo el hemisferio occidental, por tercer año consecutivo.

Los expertos indican que “el fuerte ritmo” de la expansión económica del país en los últimos años, y la estabilidad en el crecimiento del trimestre enero-marzo ha sido el resultado de un entorno externo favorable, sobre todo, debido al retorno al ciclo de crecimiento de la economía estadounidense y los precios bajos de las materias primas importadas.

Precisan que incluso los temores de una política basada en incertidumbres comerciales, que se auguraban con la llegada de Donald Trump al gobierno de Estados Unidos, no han creado la ola negativa que se esperaba.

Pacto eléctrico estancado

Los profesores de economía del INTEC advirtieron el crecimiento en el sector eléctrico no sería verosímil “si no se concluyen las negociaciones para alcanzar un pacto que haga más razonable el subsidio actual, y disminuya los costos de una matriz de energía costosa, vulnerable e ineficiente”.

Manifestaron que, sin una reestructuración del sector generador de energía y la sostenibilidad de la distribución, el hoyo de las finanzas del gobierno queda siempre vulnerable y dependiente de las fuerzas externas que disparan o contraen los precios del petróleo.

Precisaron que la construcción de las plantas de carbón de Punta Catalina, a mediano plazo, puede ayudar a la disminución de costos energéticos, pero por si sola no solucionaría el complejo problema de los intereses económicos, sociales y políticos relacionados con el “entramado de ineficiencia, mala gestión y debilidad institucional que caracterizan al sector energético dominicano”.

Otros temas abordados en el análisis económico que se realizará trimestralmente fueron la estabilidad inflacionaria, la inestabilidad de la tasa de cambio y el desafío de la pobreza y la falta de equidad.

Share This Post