Puerto Rico vota por convertirse en estado de EEUU en un plebiscito marcado por una muy baja participación

Image and video hosting by TinyPic
Puerto Rico vota por la estadidad
Puerto Rico vota por la estadidad

Gana la estatidad, con el 97.18 por ciento de los votos. En una elección marcada por una muy baja participación, los puertorriqueños salieron a las urnas a expresar su deseo de ser un estado más en un momento en que el territorio se encuentra sumido en una crisis económica que ha ocasionado el éxodo de miles de isleños a Estados Unidos.

De acuerdo con datos difundidos por la página web de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE), con el 99.2 por ciento de los colegios reportados, un total de 502,375 electores eligieron la estadidad. Dicha cifra superó con creces al de la independencia o libre asociación, que obtuvo un 1.5 por ciento de los sufragios. Solo un 1.3 por ciento eligió el estatus actual de Estado Libre Asociado (ELA).

Sin embargo, a pesar de que más de dos millones de votantes estaban registrados, solo alrededor de medio millón salió a votar. Muchos esperaban que la opción de estatidad dominara en la votación debido a quetres partidos que apoyan las otras opciones boicotearon el referendo, incluyendo el principal de oposición.

El resultado de la votación no tiene un impacto práctico, pero podría causar fricción con el Congreso federal, que tiene el poder para cambiar el estatus territorial de esa nación pero nunca lo ha hecho. Ahora parece difícil que la Cámara se tome en serio el resultado de este plebiscito no vinculante y con una participación de sólo el 23 por ciento.

“Hoy los puertorriqueños estamos enviando un mensaje fuerte y claro al mundo, reclamando la igualdad de derechos como ciudadanos americanos”, dijo tras la votación el gobernador Ricardo Rosselló.

“Nos corresponde ahora llevar esos resultados a Washington con la fuerza que representa el cumplimiento de un ejercicio democrático”, agregó.

“Se fueron a la calle, a la playa, al río”

Para algunos opositores, este resultado se puede interpretar como una derrota para el gobernador republicano, principal auspiciador de la votación. Así lo manifestó el presidente del Partido Popular Democrático (PPD) de Puerto Rico, Héctor Ferrer, quien dijo que el “gran perdedor” del plebiscito fue Rosselló, debido a que, pese a que la estadidad ganó por un amplio margen, ocho de cada diez electores no ejerció su voto.

“Se fueron a la calle, a la playa, al río. No hicieron caso (los votantes). Perdió la estadidad y Rosselló. No tienen la mayoría ni haciendo trampa”, dijo Ferrer en una conferencia de prensa. Opinó que pese “a que cambiaron la ley electoral para usar fondos del gobierno y destinarlos a su causa” no lograron que los puertorriqueños acudieran a las urnas.

El plebiscito ha coincidido con los 100 años de la concesión de la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, que, no obstante, no pueden participar en las elecciones de Estados Unidos y tienen un solo representante en el Congreso, con poderes limitados.

Muchos creen que la condición territorial de la isla ha contribuido a la recesión económica que ya lleva 10 años y que fue provocada en gran parte por décadas de fuerte endeudamiento y la eliminación de incentivos federales. Puerto Rico está exento del gravamen federal sobre la renta, pero sí paga impuestos locales, por el Seguro Social y Medicare, y recibe menos fondos federales que las entidades de Estados Unidos.

Esta es la quinta vez que Puerto Rico vota en un referendo buscando cambiar su estatus.

La jornada de votación sobre el estatus jurídico de Puerto Rico concluyó a las 15:00 hora local sin que hubiera inconvenientes mayores en los centros de votación, informaron las autoridades. “Todo ha ido, por regla general, bien. Ha habido algún hecho muy aislado y de poca envergadura en algunos centros de votación”, indicó a Efe una fuente próxima a la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) de Puerto Rico.

Share This Post